Sabado, julio 20 2024

  • Dólar Blue: $1445

  • Euro: $1.006

  • Bitcoin USD: $66643

Quiebran dos bancos en EEUU y el gobierno sale a frenar corrida

Redacción - 13 marzo, 2023

La quiebra del Silicon Valley Bank forzó a que el gobierno de Estados Unidos saliera a cubrir a los depositantes para evitar una corrida aún mayor. “Ninguna pérdida asociada a la resolución del SVB correrá a cargo del contribuyente”, aseguraron.

Los bancos estadounidenses Signature Bank (SB) y Silicon Valley Bank (SVB) declararon la quiebra a partir de la crisis financiera que se desató el jueves pasado con la caída en el precio de las acciones del SVB Financial Group luego de que anunciara maniobras para apuntalar su balance en el marco de una escasez de liquidez.

 

Ante la crisis desatada por la caída del SVB, el gobierno de Estados Unidos anunció que protegerá totalmente a los clientes del banco, asegurando que “los depositantes tendrán acceso a todo su dinero a partir del lunes 13 de marzo”, según informaron en un texto firmado por la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen; el presidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), Martin J. Gruenberg; y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. El objetivo, afirmó Yellen, es “garantizar la confianza pública en el sistema bancario de Estados Unidos”.

 

“Hoy estamos tomando medidas decisivas para proteger la economía de Estados Unidos reforzando la confianza del público en nuestro sistema bancario. Esta medida garantizará que el sistema bancario estadounidense siga desempeñando sus funciones vitales de proteger los depósitos y facilitar el acceso al crédito a hogares y empresas de forma que se promueva un crecimiento económico sólido y sostenible”, aseguraron.

 

La crisis se desató a partir de que el SVB Financial Group anunciara el miércoles pasado que iba a buscar una ampliación de capital para hacer frente a sus dificultades financieras, que la llevaron a deshacerse de inversiones por US$21.000 millones.

 

El SVB es un prestamista fundamental para las ‘startups’ tecnológicas, además de ser el socio bancario de casi la mitad de las empresas estadounidenses de tecnología y sanidad respaldadas por capital de riesgo que cotizan en bolsa.

 

El anuncio llevó a que muchos clientes retiraran sus fondos, ocasionando que el día jueves las acciones de la entidad se desplomaran un 42%, afectando a los mercados tanto de Estados Unidos como de otros países. Sumado a la escasez de liquidez por los masivos retiros, los reguladores del banco se vieron forzados a cerrar sus puertas el día viernes.

 

Por su parte, los reguladores del Signature Bank, enfocado en servicios para empresas de abogacía y del ecosistema cripto, anunciaron este domingo el cierre del banco.

 

En esta línea, el texto firmado por las autoridades del Tesoro de EEUU, la FDIC y la Reserva Federal afirma que “también estamos anunciando una excepción de riesgo sistémico similar para Signature Bank, Nueva York, Nueva York, que fue cerrado hoy por su autoridad estatal de fletamento. Todos los depositantes de esta entidad serán indemnizados. Al igual que con la resolución de Silicon Valley Bank, el contribuyente no sufrirá pérdidas”.

 

“El sistema bancario de EEUU sigue siendo resistente y se asienta sobre una base sólida, en gran parte debido a las reformas que se hicieron después de la crisis financiera y que garantizaron mejores salvaguardias para el sector bancario. Esas reformas, combinadas con las medidas adoptadas hoy, demuestran nuestro compromiso de tomar las medidas necesarias para garantizar que los ahorros de los depositantes sigan estando seguros”, afirman.

 

Los mercados globales abrieron la jornada del lunes con pérdidas generalizadas: mientras que los indicadores de las bolsas de Nueva York operan con descensos inferiores al 1%, las bolsas europeas se hunden entre 3% y 4%. En tanto, el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se desplomó: la tasa de los bonos a 10 años cayó al 3,48%, mientras que los rendimientos a dos años cayeron al 4,17%. Por su parte, los bonos argentinos cayeron 4% en Wall Street, y el riesgo país se disparó por encima de los 2.300 puntos básicos.