Lunes, abril 15 2024

  • Euro: $922.87

  • Bitcoin USD: $63261

¿Qué dejó el dato de inflación de mayo y que se espera hacia delante?

Redacción - 15 junio, 2023

La inflación del mes de mayo, del 7,8%, mostró una desaceleración respecto al mes de abril. Consultoras privadas estiman que como consecuencia de una menor inflación en los alimentos, el índice de precios de junio rondará el 7%.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en mayo una suba del 7,8%, seis décimas por debajo del máximo alcanzado en el mes de abril, del 8,4%.

 

Según el informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), con el dato de mayo la inflación interanual llegó al 114,2%, mientras que la suba de precios acumulada en los primeros cinco meses del año fue del 42,2%.

 

El mayor aumento registrado el mes pasado fue del rubro Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, con una suba del 11,9%, consecuencia de la suba de tarifas en los servicios de electricidad y gas natural por red.

 

Lo siguió el rubro Restaurantes y hoteles (+9,3%) y Salud (+9,0%), mientras que la división con mayor incidencia fue Alimentos y bebidas no alcohólicas, con una suba del 5,8%, bastante por debajo de los aumentos que venía registrando en meses anteriores, del orden del 10% mensual.

 

La inflación del mes de mayo fue marcadamente inferior a la esperada por los mercados, que pronosticaban una suba de precios no inferior al 9%, y también a la esperada por el Gobierno, del 8%. En consecuencia, algunas consultoras económicas ya proyectan que el índice de precios del mes de junio podría cerrar entre el 7% y el 7,5%, continuando la desaceleración iniciada en mayo.

 

Algunos buenos indicios que reforzarían estos pronósticos son las menores subas durante las primeras semanas de junio en los productos estacionales y los servicios regulados. Sebastián Menescaldi, socio de la consultora EcoGo, señaló que “los alimentos vienen a la baja, en principio. En el caso de fruta y carnes hay subas de la oferta, por la entrada de cítricos y abundante oferta de hacienda, que reducen el ritmo de crecimiento de los precios”.

 

“Por otro lado, desde la demanda parece que existen límites a las subas, en particular en el canal tradicional donde caen con fuerza las ventas”, añadió. Para la consultora, la inflación de junio se ubicaría en el 7% mensual, como consecuencia de una inflación en alimentos menor a la esperada. “La poca volatilidad que mostraron carnes, frutas y verduras, contribuyó en este sentido y junto con los contados aumentos que se registraron en regulados, traccionaron el indicador a la baja”, detallaron.

 

En tanto, Menescaldi pronosticó para el segundo semestre del año un escenario más complicado, con restricciones de oferta y pérdida del poder adquisitivo, particularmente en el segmento informal.