Lunes, mayo 20 2024

  • Euro: $965.41

  • Bitcoin USD: $66671

La siembra de trigo se salvó gracias a las lluvias de mayo

Redacción - 16 junio, 2023

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario indica que gracias a las precipitaciones de mayo, la siembra de trigo sólo caerá un 5% en comparación a la campaña anterior.

Gracias a las precipitaciones de mayo, la siembra de trigo sólo se reducirá un 5% respecto a la campaña pasada, informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) en su informe mensual de Estimaciones Nacionales de Producción. Esto equivale a unas 300 mil hectáreas menos de las 5,9 millones que se sembraron el año pasado.

 

A partir de esta información se desprende el cálculo de que si 200.000 hectáreas no llegan a la cosecha, mientras que las demás tienen un rinde productivo de 30 quintales por hectárea (qq/h), entonces la Argentina podría producir unas 16,2 millones de toneladas. De concretarse este pronóstico, la producción se ubicaría un 41% por encima de las 11,5 millones de toneladas cosechadas durante la campaña 2022/23, gravemente afectada por la sequía.

 

“Por la falta de agua, la siembra de trigo argentina 2023/24 pudo haber estado entre las más bajas de la década. El déficit que arrastraba la región pampeana por la súper sequía argentina y la situación del otoño trazaban un escenario de siembra casi tan seco como el 2009. Pero el evento de precipitaciones de mayo dejó acumulados que duplicaron y hasta triplicaron las medias mensuales en el este, dejando atrás escenarios de siembra que recortaban un millón de hectáreas y más aún”, explica el informe de la BCR.

 

De todas maneras, indican, “la franja oeste sigue seca”, siendo el oeste de Buenos Aires, La Pampa y Córdoba las áreas más comprometidas para cumplir con los planes trigueros. En estas provincias se esperan recortes importantes: Córdoba dejaría de sembrar unas 180.000 hectáreas en esta campaña, pasando de 880.000 a 700.000, con una caída interanual en torno del 20,5%. Le sigue Buenos Aires, donde se estima una baja de 140.000 hectáreas o 5,5% y La Pampa, con una merma del 27%, dejando en el camino unas 80.000 hectáreas.

 

En tanto, en lo que respecta a la soja, mientras avanza la cosecha más se profundizan las pérdidas. De esta forma, con el 96% de los lotes aptos ya recolectados, “llega el final de una campaña extremadamente mala”, en donde “siguen los ajustes negativos en soja: de mayo a junio cae otro millón de toneladas la producción hasta los 20,5 millones de toneladas. De esta manera habrá un 58% menos de soja de lo que se esperaba producir a principios de la campaña”, indicó el informe.