Sabado, julio 20 2024

  • Dólar Blue: $1445

  • Euro: $1.006

  • Bitcoin USD: $67094

El 2023 será uno de los peores años para la economía global

Redacción - 07 diciembre, 2022

Lo publicó la agencia Bloomberg. La inflación global, las políticas monetarias contractivas de los bancos centrales y la guerra entre Rusia y Ucrania ocasionarían el menor crecimiento de la economía global en tres décadas.

Según la agencia Bloomberg, el 2023 será uno de los peores años para la economía global en más de tres décadas.

 

Entre las causas se encuentran la alta inflación que afecta a todo el mundo, las políticas monetarias contractivas de los bancos centrales para hacer frente a la suba de precios, y las consecuencias del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

 

Según el economista Scott Johnson, el Producto Bruto Interno (PBI) mundial crecerá sólo un 2,4% en 2023, menos del crecimiento pronosticado para este año, del 3,2%, y el menor nivel desde 1993 —excluyendo la crisis financiera global de 2009 y la pandemia de coronavirus del 2020—.

 

El crecimiento no será igual para todos los países: analistas consultados por la agencia Bloomberg coinciden en que Europa y Estados Unidos entrarán en recesión. Los pronósticos señalan que en la eurozona ya iniciarán el 2023 con recesión, mientras que se espera que el país del norte caerá recién a fines del año próximo.

 

Mientras tanto, así como algunos países entrarán en recesión o se estancarán, otros podrán aprovechar el contexto global para tener un fuerte rebote. Se espera que India y China registren un fuerte crecimiento, con estimaciones que lo sitúan por encima del 5%, si prosigue la flexibilización de la política “cero covid” aplicada en China, así como la asistencia a su sector inmobiliario, sumergido en una profunda crisis.

 

La inflación será un factor determinante: según Johnson, la FED continuará con su política restrictiva de suba de tasas con el objetivo de bajar la inflación más alta desde los años 80. Los pronósticos señalan que la inflación continuará por encima de su meta, lo que llevará a que no se aplique ninguna reducción en sus tasas hasta, por lo menos, inicios de 2024.

 

Por su parte, en la Eurozona la caída de la inflación será más rápida, lo que abrirá las puertas a un recorte de tasas a fines del 2023 que impulse un nuevo período de crecimiento.

 

Las proyecciones de la agencia se sitúan en línea con las del Fondo Monetario Internacional (FMI), que advirtió en su último informe de Perspectivas Económicas Mundiales que más de un tercio de las economías se contraerán entre este año y el próximo.

 

"La economía global está experimentando una serie de desafíos turbulentos. Una inflación más alta que la vista en varias décadas, el endurecimiento de las condiciones financieras en la mayoría de las regiones, la invasión rusa de Ucrania y la persistente pandemia de Covid-19 pesan mucho en las perspectivas", resume el informe del Fondo.

 

En consecuencia, las proyecciones del FMI estiman que el crecimiento mundial se desacelerará del 6 % en 2021 al 3,2 % en 2022 y al 2,7 % en 2023.