Lunes, abril 15 2024

  • Euro: $922.87

  • Bitcoin USD: $62882

Sigue la sequía: se esperan pérdidas por USD 5.000 millones

Redacción - 22 noviembre, 2022

Las malas condiciones climáticas fuerzan a que la superficie sembrada de maíz y soja sea la más baja de las últimas dos décadas.

 

El fenómeno de La Niña, que produjo sequías extremas y heladas tardías, afectaró no sólo al cultivo del trigo, sino que también retrasó la siembra de soja y maíz, llevando a ambos cultivos a cubrir la menor área desde el 2000/2001. El impacto esperado es desalentador: se esperan pérdidas en torno a los 5.000 millones de dólares.

 

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), señaló que la siembra de maíz y soja se encuentra en torno a los 6 millones de hectáreas, 40% menos respecto al avance del año pasado. “Este volumen de hectáreas efectivamente cubiertas es el más bajo desde la campaña 2000/01, marcando el avance de siembra más lento en 22 años”, indicó la entidad bursátil.

 

En el caso del maíz, según datos oficiales, se ha completado la siembra de 3,3 millones de hectáreas, el 32% del área de intención y la superficie más baja para esta altura del año desde 2015/2016. En tanto para la soja, los 2,8 millones de hectáreas implantadas a la fecha representan la superficie más baja para mediados de noviembre del año 2000.

 

Un trabajo realizado por el analista de la consultora FyO, Dante Romano, indica que por el atraso y las mermas productivas, unos USD 4.878 millones dejarían de ingresar al país por las exportaciones de los cultivos de verano. De esa cifra, 1.560 millones de dólares corresponden al maíz y U$D 3.318 millones a la soja. Esto es sin contar las pérdidas por el trigo: de sumárseles, la caída de ingresos alcanzaría los USD 7.758 millones, lo cual llevaría el ingreso total de divisas de la actual campaña para estos tres cultivos a USD 41.586 millones, 16% menos de lo esperado al comienzo del ciclo agrícola.

 

Respecto a la soja, su siembra se está dando “por la falta de maíz temprano. Pero lo que viene pasando en la oleaginosa es que por la falta de lluvias hay muy poca humedad en el subsuelo, lo que hace muy riesgoso sembrar”, indicó Romano. “Estiman que la producción de soja caerá de las 48 millones de toneladas estimadas inicialmente a 42 millones en la actualidad”, agregó. Esto representa una caída de ingreso de divisas del 13% respecto a lo estimado al inicio de la campaña, lo cual redundaría en un ingreso total de USD 23.226 millones en los meses de abril y mayo.

 

Argentina se enfrenta a otro problema, que es que los precios internacionales no ayudarían a que el país pueda compensar sus mermas, ya que como aportó Romano, “Brasil, Paraguay y Bolivia vienen muy bien en las campañas, con muy buenas lluvias,  mientras que los problemas climáticos los concentran en nuestro país y Uruguay. Por lo tanto, la buena producción que se espera de los demás países sudamericanos harán que no suban los precios internacionales y no nos permitirá compensar las pérdidas”. Es por eso que, como explicó el analista, están apostando a “hacer una siembra escalonada, no sembrar todo junto, porque es una lotería saber cuándo llegan las lluvias”. Aunque añadió “pero también, mientras más tarde se implanta el cultivo, peor es el rinde y esas mermas ya las estamos teniendo en cuenta”.

 

El fenómeno de La Niña asegura un noviembre con lluvia muy escasas o sin lluvias directamente. No obstante, ciertos factores alentadores como un cambio en el registro térmico de "La Niña India", indican que La Niña podría empezar a debilitarse en diciembre. Desde el área de agrometeorología de la Bolsa de Comercio de Rosario aseguran que habrá que esperar varias jornadas para que vuelvan las precipitaciones.